0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Pin It Share 0 Buffer 0 Email -- LinkedIn 0 Filament.io 0 Flares ×

¿Sabías que el azúcar es tan adictiva como la cocaína, y también es perjudicial para el hígado y el cerebro? Lo que es peor, el cáncer utiliza el azúcar como combustible para crecer.

El consumo de azúcar ha aumentado drásticamente en las últimas décadas, cada vez es más común ver alimentos de alto contenido calórico sobre la mesa, ignorando el daño que le estamos haciendo a nuestro cuerpo.

Por lo que te compartimos 13 razones por las cuales es importante bajarle al azúcar:

1.-Es adictiva.

Cuando ingieres azúcar, éste estimula la liberación de dopamina en el cerebro, que es la hormona que te hace sentir placer. Es alarmante el hecho de que la heroína, la morfina y el azúcar estimulan los mismos receptores del cerebro.

2.-Te hace engordar.

A pesar de que las grasas tienen la mala fama de ser los culpables de no poder bajar de peso, la realidad es que el causante principal es el azúcar. Un exceso de azúcar hace que el hígado trabaje en exceso para re-balancear tu sistema, guardando el azúcar como grasa para que tus niveles de insulina se mantengan estables. Al no consumir azúcar constantemente tu cuerpo podrá re-balancearse fácilmente y sin necesidad de hacer trabajar extra al hígado.

3.-Te impide elegir opciones saludables.

Todos conocemos el exceso de energía que deriva de tomar mucha azúcar, y la decaída y el cansancio consecuente. Sin embargo, puede haber otra razón para que te sientas cansado después de ese segundo plato de cereal azucarado: la falta de ingesta de micronutrientes. Al llenarte de alimentos con alto contenido de azúcar no te queda hambre para comidas nutritivas.

4.- Aumenta el riesgo a padecer cáncer.

De acuerdo con un estudio de la Universidad de Copenhague el azúcar ayuda al crecimiento de las células malignas que causan el cáncer.

5.- Incrementa el riesgo de formar cálculos renales.

 El tomar solo una bebida azucarada por día aumenta el riesgo de cálculos renales en casi un 25%. Y lo que es peor, el consumo de bebidas azucaradas que nos sean de cola, como el jugo de frutas, eleva el riesgo a un 33%.

6.- Se transforma en grasa abdominal.

Cuando el hígado procesa el azúcar, éste transforma el exceso en grasa abdominal.

7.- Es la causante de tus antojos.

El consumo de azúcar incrementa tus niveles de azúcar en la sangre. El cuerpo, al intentar re-balancearse, libera insulina. El proceso de re-balancearse, de liberar insulina y de convertir el azúcar en grasa hace que tus niveles de azúcar desciendan rápidamente haciéndote sentir muerto de hambre. Así que vuelves a comer azúcar y es un círculo vicioso en el que vas de antojo en antojo sin parar.

8.-Arruina tus dientes.

Cuando el azúcar se mezcla con las bacterias presentes naturalmente en la boca, se produce ácido, el cual desmineraliza el esmalte de los dientes, aumentando la formación de caries.

9.- No tiene valor nutricional.

En absoluto. No contiene vitaminas, minerales, fibra o nutrientes; solo calorías.

10.-Ocasiona síndrome de abstinencia.

El azúcar hace que el cuerpo libere opioides y dopamina, haciéndote sentir bien; por lo tanto, tu cuerpo siempre quiere más. Cuando no le das el azúcar que tu cuerpo pide resulta en la aparición de síntomas como cansancio, dolor de cabeza y cambios de humor.

11.-Afecta a tu piel.

Promueve la aparición de arrugas, granitos y puntos negros.

12.- Daña tu hígado.

El consumo excesivo de azúcares representa el riesgo de que aumente la esteatohepatitis no alcohólica. El hígado graso puede conducir a la diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares y otros problemas crónicos de salud.

13.- Afecta a tu cerebro.

El alto consumo de azucares se ha relacionado con problemas como depresión, alergias, pérdida de memoria, alteración en la presión arterial, disminución cognitiva, hasta enfermedad de Alzheimer. El consumo de azúcar puede llevar a un efecto dominó en el cuerpo que resulta en el envejecimiento prematuro del cerebro.

Actualmente los fabricantes de alimentos utilizan más de 25 diferentes edulcorantes calóricos en sus productos, es importante que los conozcas y los puedas identificar al momento de leer los ingredientes de los productos que compras; algunos de los azúcares “disfrazados” son: dextrosa, fructosa, jarabe de maíz, jarabe de maíz alto en fructosa, jugos de fruta concentrado, sorgo, azúcar invertido, jugo de caña evaporado, edulcorante de maíz, caña de azúcar, jarabe de malta, galactosa, lactosa, polidextrosa, manitol, sorbitol, xilitol, maltodextrina y azúcar turbinado. Otros edulcorantes añadidos que pueden contener un poco de antioxidantes, pero que aún se consideran azúcares incluyen la miel, el jarabe de arce, la melaza, el agave, el azúcar en bruto y el azúcar moreno.