0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Pin It Share 0 Buffer 0 Email -- LinkedIn 0 Filament.io 0 Flares ×

Existe una horrible costumbre en muchos países de América Latina, no sólo entre las personas que lo viven, sino también entre los profesionales de salud, quienes dicen: “tengo diabetes” o “usted tiene diabetes”. Gran ERROR. Ya que no existe sólo la “diabetes”, sino que existen varios tipos y son diferentes: diabetes tipo 1, diabetes tipo 2 y diabetes gestacional.

Y ES MAS GRAVE: la creencia de que una diabetes es la peor, que una es la “mala” y otra la “buena”. La realidad es que NO existe una diabetes más terrorífica que otra, y te voy a explicar por qué.

LO PRIMERO QUE DEBEMOS SABER:

Lo primero que tendrías que saber para entender este tema, es que TODOS tenemos un órgano que se llama Páncreas; y una de las funciones de éste es la producción de la hormona Insulina. ¿Creías que sólo algunos tenían que inyectarse este medicamento? Pues no. La insulina ni siquiera es un medicamento, es una hormona, y desde que nacemos, nuestro páncreas la produce. Todos vivimos con insulina, las 24 horas al día, y se encarga de regular el azúcar que está en nuestra sangre.

Cuando ése Páncreas falla, y de acuerdo al grado de su falla, se dan tres principales tipos de diabetes:

DIABETES TIPO 1:

La diabetes tipo 1, es poco común en México. Suele ser diagnosticada con mayor frecuencia durante la niñez o la adolescencia. Este tipo de diabetes NO tiene forma de PREVENIRSE. Da por varias causas, predominando un proceso “autoinmune”, en donde las propias células del cuerpo destruyen las células beta, ubicadas en el páncreas, y encargadas de producir la insulina. Así que ya no hay producción de insulina, por lo tanto no hay quien se encargue de regular el azúcar en la sangre y, por este motivo, la insulina necesita ser inyectada, todos los días, en estas personas. Los niveles elevados de azúcar en la sangre, si se mantienen altos por mucho tiempo, pueden provocar daños a órganos y llegar a las complicaciones.

DIABETES TIPO 2:

 La diabetes tipo 2, es la más común, y se encuentra en el 90% de la población. Es más frecuente en jóvenes o adultos. Y como factores de riesgo, podemos encontrar: obesidad, sedentarismo (falta de ejercicio físico) y alimentación inadecuada. Lo que pasa cuando nos diagnostican diabetes tipo 2 es que no hay una suficiente producción de insulina, o hay fallas en la acción de la insulina y no puede llevar a cabo su trabajo normalmente.

DIFERENCIAS ENTRE DIABETES TIPO 1 Y DIABETES TIPO 2:

La diferencia principal entre diabetes tipo 1 y 2 es que en la diabetes tipo 1 hay nula o muy escasa producción de insulina, por lo cual se tiene que reemplazar inmediatamente inyectándola; mientras que en la diabetes tipo 2 sigue habiendo producción de insulina, pero ésta ya no es suficiente o trabaja inadecuadamente. Por lo tanto, el tratamiento para la diabetes tipo 2 es diferente en cada cuerpo, puede ser: sólo ejercicio y alimentación adecuada, algunos otros funcionaran mejor con medicamentos, y otros con insulina inyectada. El médico es el único capacitado para decidir cuál es el mejor tratamiento para cada persona. No hay uno peor o mejor, simplemente es lo que tu cuerpo necesita.

DIABETES GESTACIONAL:

Por último, la diabetes gestacional aparece sólo en algunas mujeres durante el embarazo, suele aparecer a la mitad del embarazo. El tratamiento más utilizado para la diabetes gestacional es con insulina, alimentación adecuada y ejercicio. Si se lleva a cabo un buen tratamiento y los cuidados necesarios, la diabetes gestacional se quita al nacer el bebé, y el bebé no nace con diabetes.

Así que ahora que sabes cuales son los tipos de diabetes y su funcionamiento, comprenderás que No existe la diabetes Buena ni Mala. Cualquier tipo de diabetes se puede controlar y se puede llevar una vida buena y saludable si se sigue el tratamiento correcto. E igualmente, si cualquiera de estos tipos de diabetes se descuida y se mantienen los niveles altos de glucosa por mucho tiempo se llegará, dentro de unos años, a las complicaciones de la diabetes. No hay diabetes más terrorífica que otra. Cualquier tipo puede llegar a serlo sólo si se abandona el tratamiento.

Aprendamos a decir el nombre completo de nuestra diabetes, para que sea más fácil diferenciarla. Digamos: “tengo diabetes tipo uno o vivo con diabetes tipo 2”, y los profesionales de salud, no olviden decir qué tipo de diabetes vivirá la persona cuando la diagnostican. Es muy fácil y cómodo decir solamente: “usted tiene diabetes”; pero es su trabajo y responsabilidad decir que existen tipos de diabetes y explicar el tipo de diabetes con el que el paciente vivirá.

La diabetes No tiene cura. Ya no hay marcha atrás una vez que se diagnostica. Y al principio se podrá sentir o ver mucha oscuridad; pero el tratamiento, el equipo médico y el apoyo de la familia adecuado, serán los mejores aliados para volver a ver la luz. Además, una de las medicinas más importantes para la diabetes es la EDUCACIÓN. La diabetes no se irá, pero la información verdadera y adecuada te hará sentir fuerte, valiente, empoderado y, sobre todo, con esperanza.