1 Flares Twitter 0 Facebook 1 Pin It Share 0 Buffer 0 Email -- LinkedIn 0 Filament.io 1 Flares ×

La higiene bucal es algo que debemos de poner mucha atención y normalmente nos enfocamos solamente al cepillado correcto de nuestros dientes, al tipo de pasta y enjuague que vamos a utilizar y nos olvidamos por completo, que nuestro cepillo también requiere cuidados para mantenerse limpio.

Te comparto algunos remedios caseros para mantener tu cepillo de dientes limpio y libre de bacterias.

1.- Vinagre Blanco

Enjuaga tu cepillo de dientes con agua caliente (esto ablandará las cerdas y facilitará su limpieza), hasta eliminar la mayor cantidad de residuos posible.

En un vaso limpio vierte vinagre blanco sin diluir. Coloca tu cepillo de dientes asegurándote que todas las cerdas queden cubiertas completamente por el vinagre.

Deja tu cepillo remojando en el vinagre por un par de horas. El vinagre tiene la propiedad de desinfectar de manera natural.

Retira tu cepillo de dientes del vinagre, enjuágalo con agua fría y déjalo secar en posición vertical, (en un portacepillos) hasta que las cerdas se endurezcan otra vez.

2.- Vinagre Blanco y Bicarbonato de Sodio

Enjuaga muy bien tu cepillo con agua limpia y elimina todos los residuos que tenga.

Vierte ½ taza o 120 ml. de agua en un vaso, agrega 2 cucharadas de vinagre blanco y 2 cucharadas de bicarbonato de sodio. Mezcla muy bien los ingredientes y coloca tu cepillo en la solución. Cerciórate que las todas las cerdas estén cubiertas.

Deja tu cepillo remojando por 30 minutos.

Concluido el tiempo, enjuaga tu cepillo con agua fría, esto evitará que las cerdas de tu cepillo se ablanden.

3.- Bicarbonato de Sodio y Alcohol

Toma tu cepillo de dientes, enjuágalo muy bien con agua hasta que toda la pasta de dientes y residuos de hayan eliminado.

Colócalo en medio vaso de agua (120ml.) con 1 cucharada de bicarbonato de sodio. Déjalo remojar por media hora y enjúgalo nuevamente con agua.

En otro vaso coloca un poco de alcohol y deja reposar tu cepillo por 15 minutos; asegúrate que todas las cerdas estén bien cubiertas.

Cumplido el tiempo, enjuágalo muy bien con agua fría.

Desinfecta tu cepillo dental por lo menos una o dos veces por semana; es importante que desinfectes tu cepillo de dientes si estás padeciendo o padeciste de gripe o cualquier otra enfermedad que se pueda contagiar por medio de la saliva.

Cambia tu cepillo de dientes cada 3 o 4 meses y evita almacenarlo en recipientes cerrados ya que esto promueve y aumenta el crecimiento de bacterias.

Mantener tu cepillo dental en buen estado contribuye a conservar una buena salud bucal.